La industria cosmética aprovecha las bondades de la naturaleza. Aquí, los beneficios más destacados.

Aceite de oliva, chocolate, café, avena, aguacate, arroz, miel, uvas, leche… No se trata de una lista para abastecer la despensa, sino de algunos de los ingredientes naturales más usados por la cosmética.

Pese a que la industria de la belleza continuamente descubre nuevos activos para enriquecer las fórmulas de sus tratamientos para rostro, cuerpo y cabello, nunca le ha quitado la vista a las sustancias naturales.

Cereales, frutas, verduras y frutos secos son excelentes componentes de las fórmulas cosméticas gracias a sus propiedades antioxidantes, hidratantes, humectantes, nutritivas, relajantes y regeneradoras. (GDA)

Grandes beneficios 

Cereales. Sus vitaminas y oligoelementos los hacen un activo muy común en productos capilares porque fortalecen las fibras dañadas.

Maíz. Actúa contra los metales pesados generados por la contaminación.

Aguacate. Su aceite es un magnífico emoliente, capaz de hidratar las pieles y cabellos más secos.

Miel y azúcar. Su riqueza radica en su capacidad para retener agua, es decir, facilita el proceso de hidratación. Se convierten en componentes perfectos para acondicionar la piel y el cabello.

Aceite de oliva. Es un extraordinario antioxidante.

Chocolate. Colabora en productos dirigidos a tonificar, drenar, activar el metabolismo, eliminar toxinas y ayudan en la reparación celular.

Tomate. Es un poderoso hidratante porque contiene sales minerales (calcio, magnesio, potasio y fósforo), oligoelementos y vitaminas A, B y C.

Soya. Se utiliza en los cosméticos contra el envejecimiento de la piel.

Uva. Todo se utiliza. En sus semillas se encuentran los taninos y un aceite rico en ácidos poliinsaturados que son excelentes hidratantes. En la pulpa hay vitaminas M, del grupo B, azúcares, potasio y calcio, que son fuente de vitalidad. Finalmente, en la cáscara existen polifenoles que combaten los radicales libres.

Durazno. Suaviza la piel; su pepa es un buen hidratante para el cabello.

Almendras. Reducen la oxidación celular, el envejecimiento de la piel y le proporcionan elasticidad.

Nueces y avellanas. Son ricas en cobre, por ello actúan como antiinflamatorios, mejorando trastornos cutáneos; intervienen en la síntesis de la elastina.

Leche. Ejerce un efecto benéfico sobre la piel, dejándola suave y flexible porque contiene hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, minerales y calcio. Su suero estimula la producción natural de colágeno; también se usa el ácido láctico, el cual ayuda a retener la humedad.

Jalea Real. Aporta nutrientes a la piel; es un excelente tonificante.

Arroz. Muy solicitado como corrector de imperfecciones faciales.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.