Este 10 de Mayo,  se conmemora el  día del artista plástico, en el marco del natalicio  del pintor y artista plástico venezolano, Armando Julio  Reverón, conocido como ¨el genio de la luz¨, un merecido reconocimiento por los aportes que el caraqueño ofreció a la plástica venezolana y latinoamericana, y como parte de este sentido homenaje el día de hoy  serán trasladados  sus restos mortales al Panteón Nacional, en conjunto con otro grande de la cultura, Cesar Rengifo.

En honor a  la cultura venezolana, Reverón será trasladado al Panteón Nacional, con los grandes próceres de la historia, inmortalizados por no representarse a sí mismos sino a una colectividad y sus procesos sociales. La actividad estará acompañada de diferentes actividades culturales y recreativas, entre las que destacan la exposición ¨Reverón, Luz de Venezuela¨ en la Casa José Martí y un taller de elaboración  de muñecas de trapo de Armando Reverón, en la plaza Omar Khayyam del Foro Libertador, a partir de las 9:00 AM.

Reverón es considerado como el mejor pintor venezolano del siglo XX,  su obra trascendió por su don de  captar  la luz sobre las formas que formaban parte de su vida cotidiana, aprovechando su talento para mostrar hermosos paisajes patrióticos y su admiración por la belleza del cuerpo desnudo femenino que siempre resaltaba en sus pinturas.

Una extraña combinación de arte, sabiduría, y locura  definen a Armando Reverón,  sin embargo en su época era un desconocido, fue después de 01 año de su muerte, en 1955 cuando se realizó la primera retrospectiva de su pintura, como lo fue sus creaciones en tres grandes periodos:  azul, blanco y sepia, el primero se caracterizó por tonalidades azules de paisajes al aire libre y el sexo, mientras el periodo blanco lo definió las composiciones de corte abstracto, donde predominó ¨La fiesta en Caraballeda de 1924¨ en la que utilizó como soporte tela de coleto y elementos concoides, rocas, cocoteros en una atmosfera casi abstracta, y por último el Sepia, en el que  comienza a pintar sobre papel los paisajes del litoral y donde prevaleció las tonalidades marrones.

Otra de las maravillas de Reverón fue la realización de muñecas de trapo a tamaño real, muy llamativas por sus colores y figuras, las cuales muchas veces usaba de modelo para sus obras, pero ninguna pudo ocupar el lugar de su modelo preferida, Juanita, la compañera sentimental de este virtuoso hombre de las artes.

Daniela Castillo – iKr3ativos

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.