“Pay it forward” o “Cadena de favores” es una película que cambia la manera de ver la vida porque genera la inquietud de hacer algo por mejorar nuestro mundo, ayudando a todos nuestros semejantes.

“Hacer el bien a nuestros semejantes redunda positivamente en nuestra salud física y emocional”.

A partir de esta frase leida en unos de esos momentos de “navergar en la red” me acordé de una hermosísima película que vi hace algunos años por primera vez y cada vez que la repiten por cable la vuelvo a ver.

Es una de esas películas que cada vez que la miras le ves un mensaje nuevo y diferente… Una de esas películas que te marcan…

Trata el tema de un profesor (con el rostro y el alma “llenos de cicatrices”) que decide asignarles a sus alumnos la tarea de buscar métodos para mejorar al mundo, por lo menos en la comunidad que les rodea.

Uno de los alumnos toma muy en serio la propuesta de su profesor e inventa un sistema simple y sencillo. Su idea consiste en ayudar a tres personas en algo que no podrían lograr por sí mismos, y en lugar de que el favor le sea devuelto, cada una de esas tres personas deben ayudar a otras tres personas y así sucesivamente. La estructura de este “plan” aplicado a la mejora del mundo comienza a dispersarse por todo el país (Estados Unidos) beneficiándose mucha gente en el proceso.

En lo personal me ha dejado varias reflexiones, muchas enseñanzas y una inquietud de cómo aplicar esta idea en quienes me rodean y en quienes no conozco.

La “cadena de favores”

Consiste en realizar por día o por semana una cantidad de acciones destinadas a ayudar al prójimo (familia, amigos, conocidos, vecinos o desconocidos) con enfermedades, necesidades económicas, afectivas o académicas.

La Kabbalah, la rama mística judía, explica que si destinamos un tiempo de nuestra semana a hacer el bien a otros, estamos generando una energía de luz y bondad que afecta en forma increíble nuestra vida predisponiéndonos a sentir alegría, plenitud y satisfacción.

Las acciones de bondad generan una luz que atrae hacia nuestra vida bendiciones materiales, espirituales y afectivas.

No es tanto enfocarse en ser “buenos” sino de llevar a cabo una buena acción dirigida hacia otras personas.

Lo importante es que hagas un espacio en tu cotidianidad para dar.

La Cadena de Favores tiene que ver con brindarte la oportunidad de cómo puedes expresar tu amor incondicional.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.