“La ansiedad y los miedos son fenómenos universales que forman parte del desarrollo humano y por ende de los problemas cotidianos de la infancia”.

El mundo en que vivimos es impredecible e incierto. Como adultos quisiéramos proteger a nuestros niños de cualquier amenaza o situación de riesgo. Pero lo cierto es que tendrán que enfrentar mucho durante su vida, y nosotros podemos darles herramientas y estrategias de enfrentamiento que los ayuden a superar sus miedos y manejar la ansiedad en distintas situaciones, incrementando sus destrezas de resiliencia.

Estudios han demostrado que las preocupaciones infantiles pueden reducirse significativamente al aprender hábitos que les permitan reducir la ansiedad y manejar el miedo. A continuación 10 estrategias propuestas por Dr Michelle Borba (2014) para la adquisición de ciertos hábitos.

1- Enseña a tus hijos a monitorear el uso de la TV y media:

Las imágenes en películas, videojuegos, videos musicales, páginas de Internet e incluso noticias en TV pueden desatar miedos e incluso empeorar situaciones de ansiedad y estrés. Como adultos debemos monitorear la exposición a estos medios, qué están viendo, vocabulario, imágenes y contenido, sobretodo antes de la hora de ir a dormir.

Enseñemos a nuestros hijos a identificar qué imágenes los afectan, qué les da miedo, y cuándo es necesario apagar estas imágenes, decirse a sí mismos “esto me da miedo y no debo verlo”. Por otro lado, también podemos enseñarlos a identificar qué películas, programas o juegos los relajan más y los ayudan a evitar pensamientos o sensaciones relacionadas al miedo.

2- Compartan las preocupaciones en familia:

Enseñemos a nuestros hijos a compartir sus preocupaciones y hablar acerca de estas. Los miedos y preocupaciones que se verbalizan se hacen más manejables. Nuestro objetivo como padres es identificar estas preocupaciones a tiempo y canalizarlas.

3- Proporciona contención y soporte:

Acércate a tu hijo y modela el mensaje que quieres para él. Para ellos es indispensable escuchar “todo va a estar bien”, “pronto vamos a resolver esto”, etc., y ver cómo nosotros manejamos nuestros miedos y enfrentamos cualquier situación de incertidumbre . Los hijos copian estas reacciones y se apropian de ellas.

4- Conversa con tu hijo acerca de qué esperar en una situación:

Cuando se enfrenta una situación nueva que genera miedo o ansiedad, invítalo a conversar acerca de qué esperar, qué puede suceder, qué plan pueden activar etc. Saber qué esperar y qué se puede hacer, ayuda a anticiparse y bajar los niveles de ansiedad. Como ejemplo podemos utilizar los terremotos, si tu hijo está manifestando miedo o ansiedad ante esta posibilidad, invítalo a prepararse y visualizar qué puede hacer en este momento, qué recursos puede utilizar, etc. Tener la sensación de controlar ciertos aspectos genera mucha tranquilidad.

5- Apóyate en literatura y cuentos que hablen acerca de los miedos:

Existen recursos de cuentos para niños en donde se habla de monstruos, el miedo a los médicos, a ir al colegio, miedos a la oscuridad, separarse de sus padres, etc. Los cuentos son siempre un recurso muy útil para ilustrar lo que sucede, identificar emociones y lo que pueden hacer antes distintas situaciones.

6- Utiliza frases que den seguridad en momentos de miedo y ansiedad:

Enseña a tus hijos a aprender frases que les permitan enviarse mensajes a sí mismo como “yo puedo hacer esto”, “todo va a estar bien”, “no está pasando nada”, “lo voy a lograr”…

7- Practiquen estrategias de relajamiento:

Encontrar formas de relajarse corporalmente e identificar cuándo necesitan apropiarse de estas técnicas, como por ejemplo: respirar profundo y lentamente y concentrarse en su respiración, escuchar música que invite a relajarse y pensar en algo diferente, visualizar lugares mágicos que han visto en fotos, o visitado anteriormente, etc.

8- Utiliza el abrazo:

Está comprobado que el abrazo genera seguridad y contención, no dejen de hacerlo para ayudar a su hijo a sentirse seguro e invitarlo a la calma en cualquier momento donde sienta miedo.

9- Utilizar la imaginación de los niños:

La imaginación de nuestro pequeños va más allá de nuestro alcance y es una herramienta poderosa. Invítalos a utilizar su propia imaginación para combatir sus miedos. Si tienen miedo a los monstruos de noche, invítalos a imaginarse que existen superhéroes que los protegen en la noche y no dejan entrar monstruos… O pásale llave a su clóset de donde salen monstruos, todo lo que puedas utilizar de su imaginación para darle seguridad es válido, ellos mismos pueden construir su propia historia o repertorio de recursos.

10- Siéntalos en el asiento del conductor:

Enseñar a tus hijos a buscar herramientas para combatir sus miedos y aprender a manejarlos no solamente les dará independiencia sino también crea un repertorio de estrategias para la vida. Al aprender desde pequeños serán ellos capaces de ir asumiendo estos retos cada vez con mayor independencia ante las diferentes situaciones que puedan ir presentándose. Ayúdalos a afrontar situaciones y tomar el control poco a poco.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.