Microsoft nos está sorprendiendo con anuncios inesperados. En particular, han querido dar un golpe sobre la mesa al prometer que la actualización a Windows 10 será complemente gratuita, no sólo para los usuarios de Windows 8.1, en cuyo caso resultaba esperable, sino que también para los usuarios de Windows 7.

De todas formas, la gratuidad de la actualización vendrá con un pequeño pero. Será posible hacer upgrade a Windows 10 sin pagar nada, pero sólo durante el primer año de vida del nuevo sistema operativo (es decir, hasta finales de 2016). Eso sí, una vez que actualicemos dentro de ese periodo,se nos garantizará soporte durante todo el ciclo de vida de Windows 10, es decir, se garantiza una licencia de por vida a los que aprovechen la oferta temporal. Todavía no se informan los detalles de como se hará efectiva esta oferta de actualización, ni cual será el precio de Windows 10 para aquellos que no alcancen a aprovecharla.

Se entrega una licencia permanente a los que aprovechen esta oferta temporal durante el primer año de Windows 10

Según Terry Myerson de Microsoft, detrás de esta movida está la idea de que Windows funcione más bien como un servicio, y no sólo como un sistema operativo, buscando así que todos los usuarios tengan siempre la versión más actualizada de este (como ocurre en Office 365). Aunque claro, eso no significa que Windows se vaya a convertir en un servicio por suscripción, todavía.

Otra ventaja de esta jugada de Microsoft es que, al lograr que la mayoría de los usuarios utilicen la última versión de Windows, se le facilita también la vida a los desarrolladores, quienes idealmente tendrán que tener sólo a Windows 10 en mente cuando creen aplicaciones para el ecosistema de Microsoft.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados