La fotografía, que muestra al facultativo afectado después de perder a un paciente de 19 años, provoca un torrente de solidaridad en las redes sociales.

Es cierto que los médicos están acostumbrados a lidiar con la muerte a diario, pero eso no significa que no les afecte. Este es el caso de un profesional sanitario que se ha convertido en un fenómeno viral, después de que un compañero de profesión compartiera esta imagen en la web Reddit. Agachado, con la mano apoyada sobre un muro y la cabeza mirando al suelo este médico de urgencias del hospital Southern California no pudo evitar la muerte de un joven de 19 años.

“Aunque es algo normal, lo habitual es que los pacientes que perdamos sean personas mayores o enfermas. El paciente que murió tenía 19 años y para mi compañero fue una de esos casos que te acaba afectando”, escribió el usuario, NickMoore911 acompañando la imagen.

El efecto generado fue abrumador, ya que en pocas horas recibió más de 4.000 comentarios en su cuenta. La mayoría han venido de compañeros de profesión que se han querido solidarizar con él. “Yo sé lo que esa persona está sintiendo, ayer uno de mis pacientes de 17 meses de edad, murió. Yo entré al cuarto de baño a llorar varias veces. He llorado en escaleras y pasillos”, dice un usuario. “Te come por dentro. La vida es muy frágil y el dolor de perder a los que estamos tratando de ayudar se convierte en una cicatriz que no desaparece”, asegura otro.

“Algunos días es realmente difícil recordar por qué hacemos este trabajo. Sé perfectamente cómo se siente el médico de la imagen”, respondía otra persona, que decía haber trabajado durante once años como sanitario en Urgencias.

“Somos humanos”

“Creo que la gente debe comprender que somos tan humanos como los pacientes. Eso es lo que muestra la foto, de una manera mucho más fuerte que cualquier otra cosa que haya visto en mucho tiempo”, contó Moore, que recibió autorización para tomar la fotografía y compartirla.

Sin embargo, como son profesionales, están obligados a dejar esa angustia de lado. Y eso es lo que hizo el protagonista de esta historia. “Después de algunos minutos, el médico se paró, dio media vuelta y entró en el hospital. Con la cabeza alta”.

Fuente: DiarioSur

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.